• Iciar Piera

Detrás de las nubes el Cielo siempre es azul



Hoy cuando volvía a casa a la hora de la comida miré en el buzón y había una carta.

No reconocí el remitente y la dejé encima de la mesa pensando que se trataba de propaganda.

Después de comer la cogí y al abrirla vi que se trataba de un cargo de la calefacción.

A principios de año nos colocaron en los radiadores unos medidores individuales para saber el consumo de cada casa por separado.

Hasta ahora el tema de la calefacción lo pagábamos mensualmente durante todo el año junto al recibo de la comunidad.

Ese cargo era totalmente inesperado para mí y eso despertó todas mis alarmas.

Automáticamente pude notar la contracción del miedo y como mi mente empezaba a parlotear.

A principios de año sentí el dejar aparcado el proyecto anterior de El Camino de los Milagros.

Cuando recibí la guía no me extrañó porque era algo que sentía que ya no me inspiraba, ese fue el detonante para en oración pedir una nueva asignación, un nuevo escenario de expansión.

Luego surgió "Follow Your Bliss" y aunque no tengo ni idea de hacia dónde voy, sí que puedo notar una expansión.

Pero no hay talleres, no hay ingresos, nadie lo conoce…

Así que cuando abrí la carta y vi que se trataba de un nuevo cargo el miedo parecía totalmente justificado.

Pero el miedo es una elección.


Es la creencia en que estás separado, sólo.

En el momento en que sentí la contracción, y mi mente empezaba a parlotear, hice lo que siempre hago en esos casos: pedir ayuda, pedir guía, pedir una reinterpretación.

En ese momento surgió un pensamiento:

Me perdono a mí misma por utilizar esta situación para negar la Abundancia.

Porque eso es lo que estaba haciendo, estaba utilizando esta situación para justificar mi elección a favor del miedo.

En el instante en que ese pensamiento brotó automáticamente apareció una sonrisa.

El ego siempre habla primero.

Y siempre tiene algo que decir.

Y su opinión en muchas ocasiones "parece" muy acertada.

Pero es una opinión, no es un hecho.


El problema no es el ego, no es el miedo, ¿cómo podría algo ilusorio ser un problema?


El problema es que nos lo creemos, depositamos nuestra fe en sus postulados, le entregamos nuestro poder.

Hace unas semanas me levanté con bastante dolor físico.


En ese momento sentí como mi experiencia se teñía de ese dolor, y un pensamiento surgió en mi mente:


No le pidas permiso al ego para ser feliz.

Ese pensamiento hizo que a pesar de que el dolor seguía presente mi experiencia durante ese día fuera de felicidad.


El ego no puede dictar nuestra experiencia.


Es mi elección a favor del ego, del miedo, la causa de mi sentir.


Elijo el miedo y luego justifico mi sentir utilizando alguna situación, alguna circunstancia sobre la que proyecto esa elección a favor del miedo.


No puedo ser feliz porque __________


No puedo sentirme inspirado mientras ____________


No puedo experimentarme abundante hasta que ________________


Creemos estar a merced del ego, pero es al revés.


El ego depende de nosotros para subsistir.


Si no me siento bien la única razón es que he elegido al ego como maestro.


No hay otra causa.


El mundo no es causativo.


No es el cargo de la calefación, es que he elegido al ego como maestro y le estoy pidiendo permiso para que me diga como me tengo que sentir.


Le estoy pidiendo permiso para ser feliz, o para sentirme abundante.


En el momento en que soy consciente de mi elección puedo perdonarme a mí misma por elegir el miedo en lugar del amor.


Una vez que lo hice escuché una voz que reconozco como mi maestro interno, Jesús, que decía: ¿alguna vez te he abandonado?


El ego es simplemente una defensa, una nube que parece ocultar la luz del sol.


Pero detrás de las nubes el Cielo siempre es azul.


Iciar


7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

Formulario de suscripción

  • Instagram
  • Facebook

©2021 por followyourbliss. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now